El uso de los fogones tradicionales ocasiona un daños en la salud y medio ambiente. Se calcula que en más de la mitad de los hogares hondureños se utiliza este tipo de energía.